Un proyecto agroecológico

Cris y Juan somos, de momento, l@s dos campesin@s agroecológicos que producimos las verduras de "Lo que toca de la huerta". Con muchas ganas e ilusión empezamos este proyecto en 2012, cuyo objetivo principal ha sido el conseguir unos medios de vida dignos para quienes producimos, a la vez que cuidamos y respetamos el medio ambiente y alimentamos de forma sana y sabrosa a aquellas personas que se preocupan de lo que lleva e implica su cesta de la compra. Y en eso estamos.




La "revolución verde" del siglo pasado introdujo agrotóxicos en los campos de cultivo: abonos de síntesis química, plaguicidas, herbicidas, etc que permitieron, junto a la mecanización, aumentar la productividad de nuestros campos a la vez que se concentraba la riqueza que producían en pocas manos, principalmente grandes cadenas de alimentación.

El precio de esta "revolución" fue muy alto, ya que además de acabar con los campesinos locales se está dejando "el marrón" de los tóxicos a la generaciones venideras, al medio ambiente, los animales y a las personas que padecen los problemas de salud derivados. Las consecuencias son evidentes: hortalizas y frutas que maduran en cámaras frigoríficas y recorren grandes distancias perdiendo su sabor, precios controlados por 5 multinacionales, explotación laboral, perdida de biodiversidad, transgénicos, ...

Y la huerta de Teruel no escapa de la realidad global. Los que ya llevan un tiempo en esto de la agricultura de hortalizas, cuentan que no hace muchos años había hasta 33 familias que se dedicaban profesionalmente a esta labor, hoy tan sólo quedan 3. 

Sólo con un vistazo podemos darnos cuenta que la huerta de Teruel está compuesta principalmente por terrenos abandonados, chalets, el monocultivo del maíz o el chopo.


La huerta

Todas las parcelas que cultivamos a día de hoy son terrenos cedidos en parcelas a orillas del río Alfambra. Antígüas choperas, terrenos sin cultivar desde hace 20 años y un enclave privilegiado que ha permanecido a salvo de la inmensa mayoría de vertidos tóxicos al rio y de la agroindustria gracias a que las estrecheces del camino impiden que entre una cosechadora.


Este año cultivamos ya 3 parcelas cedidas que en total alcanzan casi una hectárea. Funcionamos bajo los parámetros de la agroecología, donde además de usar las técnicas de la agricultura ecológica se garantiza que las hortalizas son de temporada, sin intermediarios y del terreno, en lugar de las grandes distancias que recorren hoy en día los alimentos.


Las cajas

Nuestro principal producto son las cajas de verduras cerradas, es decir, con lo que toca de la huerta en cada temporada. Este sistema de reparto de hortalizas tiene varias implicaciones:

  • Para quienes producen favorece la rotación y asociación de cultivos, evita intermediarios, facilita el reparto y planificación, ..
  • Para quienes consumen facilita la decisión de "qué hacer de comer", recupera el sabor,... Además, de la huerta "se aprovecha todo" y en las cajas podrás encontrar productos que están riquisimos y no encontrarás en ningún otro sitio: flores de ajo, flores de calabaza, hojas de remolacha o de nabo, ...
  • Para tod@s evita embalajes innecesarios (la caja se reutiliza) y evita que se desperdicien alimentos al producirse lo que se va a vender.
En cajas y catálogo puedes ver precios y más información.



Todo esto no hubiera sido posible sin el apoyo de muchísima gente. No habríamos llegado aquí sin los sabios consejos y ayuda de nuestros compañeros hortelanos Vicente y Esperanza, que siempre han estado ahí desde que aprendimos a coger una legona. Tampoco sin las peonadas de nuestr@s amig@s, familia y compañer@s que también han estado siempre ahí para lo que hiciera falta.